miércoles, 8 de junio de 2011

Ensayo sobre la traición.

La traición solo es posible de quién menos vos la esperas, a quién querés, en quién depositaste tu confianza, en suma de tu propio entorno vital. No hay traición del enemigo o del adversario o del desconocido. Esto, me decía Juancho hace exactamente un año reflexionando, ante mi tristeza, sobre este tema tan particular en la historia del hombre.
La traición es de Judas a Cristo, uno de los doce, de Bruto a Julio Cesar, su hijo adoptivo.
La traición es hiperdolorosa, alguien vino una vez, le abriste tu puerta, tus amigos, tu corazón y de pronto, sin aviso y sin anestesia te traiciona.
Eso es lo que les paso a las madres, eso es lo que alguna vez nos ha pasado a cada uno de nosotros. Siempre que uno este en alguna cosa en la que se juega parte de su vida, de su historia, parte de sus ilusiones, existe la posibilidad de la traición. Si estas flotando, si sos un hombre corcho como diría Marciali, no existe la posibilidad de la traición.
La veo a Hebe y me enternece, y me enorgullece también, 82 años tiene la vieja, y se la banca, mirá que ha sido golpeada. Pero se la banca. Es que ella tiene la edad de sus ilusiones, enormes, tantos que hasta el final soñará con un mundo mejor.
Ustedes me dirán ¿que necesidad tenía de hacer viviendas? , de meterse en ese berengenal, es facil la necesidad de los otros, ella que no era peronista fue la que mejor interpretó a Evita, había una necesidad, y entonces había un derecho a atender.
Y también quería reivindicar a un tipo que cayó en cana con la dictadura, que fue acusado de lo peor, que se dijo inocente y Hebe le creyó, todo aquel que se dice inocente en la dictadura por una acusación en aquellos años, tiene un plus de credibilidad, además eran unos pendejos. Ellos acusaron a Massera y quien no sospecha de Massera, Hebe la primera. Y allí fue Hebe a reinvindicar a estos hermanos, casi siento que los sintió sus hijos.
Y parece que la traicionaron, no ya si le robaron plata o no, la traicionaron en sus expectativas de hacer algo por los otros, viviendas, en el reino de la corrupción de las empresas contratistas de toda laya, y salir impoluta. Demostrando que los costos FONAVI son un robo, que una vivienda popular en serie por la que te cobran casi $ 3.000 el metro es un robo. Que el negociado muchas veces empieza en los propios terrenos, etc. etc.
Pero bueno, uno nunca y menos Hebe debe detenerse por miedo a ser traicionado. Uno debe seguir, hasta el final, viviendo la edad de sus ilusiones y los traidores,…. “pagarán su culpa”, como dice Pablo Milanés.
Por Hebe y todos los traicionados.
Rusvi Tahan